Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Programa de la Semana Cultural "Córdoba de Gala"

Viernes, 27 de enero, 19:30 horas presentación del poemario "Entre perros y ángeles", de Luis María Pérez (Ganador del XXXVIII Premio Juan Bernier de poesía).
Presenta la ateneísta y poeta Pilar Sanabria.

Lunes, 30 de enero, 19:00 horas, presentación del libro "La Herida de Leopoldo de Luis en el Paraíso del Sur" de Juan Ignacio Trillo Huertas.
Intervendrán el autor y Jorge Urrutia (Catedrático Emérito de la Universidad de Madrid Carlos III). Presentará el acto el Vicepresidente del Ateneo y poeta Manuel Gahete. Sede del Ateneo.

Martes, 1 de febrero, 19:30 horas se presentará el relato "Así, la vida" del narrador, escultor y poeta Ramón Rodríguez Pérez (Ganador del Premio X Concurso de Relatos "Rafael Mir").

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
X Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVIII Premio de Poesía Juan Bernier.
IX Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Envíanos tus imágenes

Cavenes

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Cavenes

Ficha
Autor Ana María Sánchez
Serie Colección Polifemo
Género Poesía
Editorial Diputación Provincial de Córdoba
Fecha de publicación 1989


Obra de la poeta Ana María Sánchez (Salamanca, 1962), de la Colección Polifemo (Diputación Provincial de Córdoba, 1989).

Las cavenes son excavaciones gigantescas a cielo abierto que ocupan unos seis kilómetros y se extienden desde Zarzoso hasta la Tarayuela en la base de la Peña de Francia (Salamanca). Tienen una profundidad media de 5 a 10 metros. Los restos arqueológicos encontrados en ellas indican que fueron quizá minas de magnesio explotadas por los romanos.

Proemio

Era como si aquel dolor de palanganas a las once se rebelara contra todas las llegadas a destiempo, llamándote desde las Cuatro Calles al compás de los ladridos y Kilama sentado aun bajo los robles.

Péiname deprisa que me esperan el puente y el volver mentirosa sonriendo, a lo mejor las tapias han crecido para adentro y yo, más diminuta me silencio estos labios y se me achica el sol y nace el escondite. Pero sólo Zarzoso tierno y el regato. Comulgaron las horas un cigarrillo astuto con su traje de Yeltes y me quedé nadando.

Eran también las aguas rituales eternos como trillos y como insectos nobles que se postran al día y lo arrodillan hasta besar la parva y los secretos y las piedras mojadas hace años.

Llegaron las encinas y la brea, todo llegaba junto, Agosto eran milenios, eran peces y noches y aprendí que las tapias estaban en mis dedos. Luego anduve emergiendo en los olvidos, salpicando las cántaras de versos, imaginaba bueyes sedentarios y coronas de azahar ante el poniente, crecían chimeneas y la muerte desnuda sudaba en las alcobas disfrazada de espejo y de corbata con la hora del baile en los bolsillos. Hice gigantes y de la piel más tierra para amasar tabiques y recortar la luz de las ventanas.

Golpearon vasares en la huida y caminé sin voz entre las tazas, abriendo las paredes, sentenciando quejidos, con todos los helechos bajo el brazo, bajo la lumbre, por encima del eco y de la historia, por debajo de ti cuando las vigas bucean inclinadas a mis ojos.

Es hora de fantasmas y violines
porque sólo respiro la tierra que me ahogas
y ella misma no puede ir más adentro.
Me está venciendo el aire
y este silencio envuelto en un papel
que no quiero tocar.
Vivo de preguntar el precio
de los trozos de luna
que nunca me entregaron
porque los tienes todos escondidos
detrás de la sonrisa y de la muerte.
Y de la muerte brotan arcoiris
para huir a tus ojos,
y te quiero de barro
para sentir la infancia
y sentirte de cerca
y beber las cavenes en tus manos.
Yo sé que estás jugando
a endurecer las lágrimas de cera
que inventaste
pero sé que aun hay lirios
para hacerle epitafios a mi pelo.
Ana María Sánchez, Cavenes.
(IV Premio Juan Bernier, 1988)


Esta obra recibió el Premio de Poesía Juan Bernier en su IV Convocatoria.