Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Programa de la Semana Cultural "Córdoba de Gala"

GALA O EL INCONFORMISMO DE LA BELLEZA
Veo en el titular de un diario que Antonio Gala ha muerto en Córdoba, a pesar de nacer en Brazatortas. Es la capciosidad por disputarse este momento, que engrandece la figura del artista. Porque somos insignificantes en la elección de nuestro topónimo de alumbramiento. Algo más capaces, quizá, para sugerir el lugar donde decir adiós a todo esto. Gala hace ya tiempo que eligió no su mortaja, sino su telón, el bermejo terciopelo que remataba estrenos triunfales. Un telón desde hace un tiempo entornado, para privilegiar esa vigilia del interregno; la vida y la muerte forzando tablas para gozar en su presencia de su estética. Desde el Ateneo de Córdoba tuvimos la honra de homenajearlo en ese tránsito que no pertenece ni a los hombres ni a los dioses. Si acaso, en el umbilicado goce de sentirlo carnalmente entre nosotros, aunque su alma ya solo tuviera palique para las musas. Mejor que esa querencia ingrata y genética de procesionar la valía tras los crespones negros.
Don Antonio ha tenido el honor de elegir su propio Yuste. En su fundación, en ese edificio abisagrado por las quebraduras del destino, que fue un día cenobio y hoy Academia, en su literalidad platónica, de jóvenes artistas. Ellos son los senescales del hombre que se esposó con los anillos de Jimena, cuestionó la falaz gazmoñería de Ulises con su Ítaca; o hizo hablar a las piedras en una torrontera de eufonía. Desde ese convento, la punta de sus cipreses corifean el silencio con otras espadañas; trafican con teselas cual sestercios para que esta ciudad siga pagando el tributo con la inmortalidad. Gala cumple esa cuota del ripio de Ricardo Molina: En Córdoba no nació su historia, pero vive y muere su canción.
Gala nos deja el legajo de una libertad indómita, atributo de quien la articula con palabras rebeldes y precisas. Y antes de apegarse definitivamente a las musas, nos regala un don, no extinto, pero sí escaso: el que fragua, como un centauro tranquilo, el inconformismo de la belleza.
Miguel Ranchal Sánchez

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
XI Premio de Relato Rafael Mir.
XXXIX Premio de Poesía Juan Bernier.
IX Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Antonio Ranchal

De Ateneo de Córdoba
Esta es una <a href="/mediawiki/index.php?title=Ayuda:Historial" title="Ayuda:Historial">revisión antigua</a> de esta página, editada por MANOLO ORTAS (discusión | contribuciones) a las 00:39 25 abr 2012. Puede ser diferente de la <a href="/mediawiki/index.php?title=Antonio Ranchal" title="Antonio Ranchal">versión actual</a>.

(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
Saltar a: navegación, buscar
Antonio Ranchal en 1990

Antonio Ranchal y Álvarez de Sotomayor. Cantaor flamenco nacido en Lucena en 1929. Desde temprana edad entró en contacto con la afición al cante flamenco que prolifera en su tierra en torno al culto, especialmente, del mítico Fandango de Lucena. Se distinguió pronto en las reuniones de aficionados por la calidad de su voz y una especial manera y toque personal con los que distinguía los cantes.

Animado por un grupo de amigos y a punto de cerrarse el plazo de inscripciones, se presentó en 1959 al Concurso Nacional de Córdoba, inscribiéndose en todos los bloques. En este concurso compitió, entre otros artistas, con Fernanda de Utrera que ganó en Soleares, Bernarda, Juan Talega, Jesús Heredia, Pedro Lavado y la Perla de Cádiz. Resultando Antonio Ranchal ganador absoluto en Granadinas, Medias Granadinas, Fandangos de Huelva, Lucena y Almería.

A partir de ahí inició una trayectoria brillante y más o menos profesional. Así cantó en Madrid en La Gran Taberna Gitana y en Villa Rosa con excelentes contratos. Hizo una antología para la casa Osborne como lanzamiento del Fino Ducal actuando en TVE. Después de esta antología, grabó para la casa Hispavox en el Lope de Vega junto a Juan Talega, La Perla, Antonio Mairena, Aznalcóllar, el Niño de la Huerta... obteniendo enormes éxitos de ventas y fuerte impacto en la afición. Al mismo tiempo cantaba en diversos festivales como el de Granada. Fue Taranto de Oro en 1966.

Desde 1969 vivió en Puente Genil, alternando el cante con sus extraordinarias y selectas tertulias de amigos y cabales aficionados al flamenco, siendo miembro de honor de las dos peñas existentes en La Puente: la Peña Fosforito y la cultural flamenca Frasquito, actuando en diversos festivales y galas benéficas y ofreciendo siempre con solera y prestancia en reuniones y seminarios de las peñas su arte de exquisito paladar y el enciclopedismo amenísimo de su saber flamenco.

Por su sinceridad y fidelidad absoluta a sus orígenes y especial manera de ser y de concebir el cante, podemos considerar a Antonio Ranchal como el más genuino representante de los cantes cordobeses por el aire mayestático, "seco y parao" rezumando estoicismo que imprimía a sus cantes y a sus letras, la mayoría de las cuales fueron compuestas por él mismo y están teñidas de un carácter sentencioso y senequista, no exentas de gracia e ironía, que viene a ser la quintaesencia de lo que con orgullo llamamos "lo cordobés". Falleció en Puente Genil el 19 de febrero de 2001, mientras escuchaba la radio. Recibió sepultura el día 20 de febrero en su ciudad natal, Lucena.

Galería

El material recogido en este artículo procede de una entrada de Cordobapedia, bajo licencia GFDL, previamente cedido por el Ateneo de Córdoba para su edición en Cordobapedia.