Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Lunes, 26 de septiembre, 20:00 horas. Sede del Ateneo. Conferencia: "El Yacimiento arqueológico de torreparedones. 5000 años de historia".
A cargo de José Antonio Morena López, arqueólogo municipal de Baena. Presenta José Luis García Clavero, coordinador de la sección de Historia del Ateneo de Córdoba. .

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
X Premio de Relato Rafael Mir.
XXXVIII Premio de Poesía Juan Bernier.
VIII Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Comienza una página

César Augusto Coto

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Cesar Augusto Coto.jpg

César Augusto Coto Umaña, familiar y amigablemente conocido también por el diminutivo de Tito Coto, nombre con el que también presenta sus obras. Nació en Antigua Ocotepeque, República de Honduras, el 21 de mayo de 1931. Hizo sus estudios de bachillerato en el Colegio Salesiano de Ayagualo, El Salvador, donde fue compañero de aula con el que sería cardenal Miguel Obando y Bravo.

En mayo de 1954 encabezó la histórica huelga de trabajadores de la United Fruit Company en Honduras. En 1956 publicó su primer poemario titulado Primicias literarias, al que siguieron Bajo el cielo de los mayas, Vuelo a la eternidad, Mapa Lírico, Otros mundos y Galáctica, este último de 2.950 endecasílabos con el que obtuvo el primer lugar en los Juegos Florales de Santa Rosa de Copán, Honduras, en 1987. A ello agregó la Fiambrera de Plata del Aula de Poesía Juan Bernier del Ateneo de Córdoba, España.

También ha incursionado en el campo de la música popular. Sus canciones más famosas son Tegucipalca querida, Costa Norte, Rosas para mi madre, y Estampas de Navidad. En 1985 fue nombrado Agregado Cultural y de Prensa de la Embajada de Honduras en Guatemala.

ATITLAN
En la región de altiva cordillera
donde deja su nombre el duro suelo
para tomar el del vecino cielo
que puso allí su pabellón de espera.
Está Atitlan. Ante él embelesados
miran su sombra en actitud solemne
como elevando una oración perenne
los volcanes de niebla coronados.
En las tardes, es tal la fantasía
de este rincón de luces y de ensueño,
tal el color, la magia, la poesía
que pone en él la celestial paleta
que cantarles es necio y vano empeño
con el pobre lenguaje de un poeta.
'''Tito Coto' (Vuelo a la eternidad)
Recibió la Fiambrera de Plata del año 1988 concedida por el Ateneo de Córdoba.