Ateneo de Córdoba. Calle Rodríguez Sánchez, número 7 (Hermandades del Trabajo).

PRÓXIMOS ACTOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA

Nueva Junta Junta Directiva del Ateneo de Córdoba

Programa de la Semana Cultural "Córdoba de Gala"

GALA O EL INCONFORMISMO DE LA BELLEZA
Veo en el titular de un diario que Antonio Gala ha muerto en Córdoba, a pesar de nacer en Brazatortas. Es la capciosidad por disputarse este momento, que engrandece la figura del artista. Porque somos insignificantes en la elección de nuestro topónimo de alumbramiento. Algo más capaces, quizá, para sugerir el lugar donde decir adiós a todo esto. Gala hace ya tiempo que eligió no su mortaja, sino su telón, el bermejo terciopelo que remataba estrenos triunfales. Un telón desde hace un tiempo entornado, para privilegiar esa vigilia del interregno; la vida y la muerte forzando tablas para gozar en su presencia de su estética. Desde el Ateneo de Córdoba tuvimos la honra de homenajearlo en ese tránsito que no pertenece ni a los hombres ni a los dioses. Si acaso, en el umbilicado goce de sentirlo carnalmente entre nosotros, aunque su alma ya solo tuviera palique para las musas. Mejor que esa querencia ingrata y genética de procesionar la valía tras los crespones negros.
Don Antonio ha tenido el honor de elegir su propio Yuste. En su fundación, en ese edificio abisagrado por las quebraduras del destino, que fue un día cenobio y hoy Academia, en su literalidad platónica, de jóvenes artistas. Ellos son los senescales del hombre que se esposó con los anillos de Jimena, cuestionó la falaz gazmoñería de Ulises con su Ítaca; o hizo hablar a las piedras en una torrontera de eufonía. Desde ese convento, la punta de sus cipreses corifean el silencio con otras espadañas; trafican con teselas cual sestercios para que esta ciudad siga pagando el tributo con la inmortalidad. Gala cumple esa cuota del ripio de Ricardo Molina: En Córdoba no nació su historia, pero vive y muere su canción.
Gala nos deja el legajo de una libertad indómita, atributo de quien la articula con palabras rebeldes y precisas. Y antes de apegarse definitivamente a las musas, nos regala un don, no extinto, pero sí escaso: el que fragua, como un centauro tranquilo, el inconformismo de la belleza.
Miguel Ranchal Sánchez

CONVOCADOS LOS PREMIOS DEL ATENEO DE CÓRDOBA
XI Premio de Relato Rafael Mir.
XXXIX Premio de Poesía Juan Bernier.
IX Premio Agustín Gómez de Flamenco Ateneo de Córdoba.

Fallo de las Fiambreras de Plata 2022, relación de homenajeados aquí.

¡Ayúdanos! Inserta un vídeo

Pilar Lorengar

De Ateneo de Córdoba
Saltar a: navegación, buscar
Pilar Lorengar.jpg

Lorenza Pilar García Seta, de nombre artístico Pilar Lorengar (Zaragoza, 16 de enero de 1929 - Berlín, 2 de junio de 1996) fue una conocida soprano española.

Estudió ocho años con Ángeles Ottein y más tarde en Berlín con Carl Ebert y Hertha Klust. En 1949 debutó como cantante del coro en el Teatro de la Zarzuela, dónde estuvo trabajando varios años. En 1952 debutó como solista en Barcelona en la Novena Sinfonía de Beethoven y el Réquiem de Brahms.

Como cantante de ópera debutó en 1955 como Cherubino en Festival Internacional de arte lírico de Aix-en-Provence y a continuación como Violetta en La Traviata de Giuseppe Verdi en el royal Opera House del Covent Garden de Londres. Un año más tarde actuó en el Festival de Glyndebourne y en 1958 en el Teatro Colón de Buenos Aires como Reina de la Noche de La flauta mágica. Ese mismo año fue contratada por la Deutsche Oper Berlin, dónde permaneció hasta el fin de su carrera como una de las artistas más apreciadas del ensemble. En 1963 se le concedió el distinguido título de Kammersänger (Cantante de cámara).

En 1961 actuó por primera vez en Salzburgo con Idomeneo. En la Metropolitan Opera de Nueva York debuta en 1966 como la Donna Elvira de Don Giovanni. Varias tournées la llevan también a Japón. Otros puntos álgidos de su amplio repertorio fueron la Elisabeth de Tannhäuser (ópera) y la Elsa de Lohengrin.

Como cantante invitada actuó a menudo en la ópera de Viena y en conciertos de la Filarmónica de Viena. Su último éxito en Berlín fue la Valentine de Les Huguenots de Giacomo Meyerbeer, escenificada por John Dews.

En 1991 fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de las Artes, en compañía de Victoria de los Ángeles, Teresa Berganza, Montserrat Caballé, Josep Carreras, Alfredo Kraus y Plácido Domingo.

El 1 de octubre de 1994 recibió la Orden al Mérito del estado de Berlín. Pilar Lorengar murió en 1996 a los 68 años en su patria de elección, Berlín, de cáncer.

Enlaces externos

El presente artículo aporta material procedente de una entrada de Wikipedia, publicada en castellano bajo la licencia Creative Commons-Atribución-Compartir Igual 3.0 (CC-BY-SA) o la licencia GFDL.